Además, ha sido siempre un referente en aspectos como la publicidad o el packaging, gracias a que ha trabajando de una manera extraordinariamente versátil todos los aspectos de lo que hoy conocemos como branding. A ello contribuyó, sin duda, un momento histórico en el que el desarrollo de alguno de estos procesos de marketing y comunicación eran todavía incipientes, aunque el alcance que consiguió como producto no habría sido posible sin una inigualable capacidad para adaptarse a los cambios y, en ocasiones, para adelantarse a ellos.

John Stith Pemberton. Inventor de la Coca-Cola
John Stith Pemberton. Inventor de la Coca-Cola

Pero como toda buena marca, Coca-cola tiene una buena historia detrás. Y en este caso está entroncada a la figura de John Stith Pemberton, quien ha pasado a la historia por ser el creador de la fórmula de la bebida más famosa del mundo. Curiosamente, el bueno de Pemberton, resultó herido mientras luchaba contra el ejercito de Pancho Villa en la batalla de Columbus, en Nuevo México. Como muchos otros veteranos de la caballería del ejercito estadounidense, terminó por convertirse en adicto a la morfina y esto le llevó a buscar una solución para tratarse y poner fin a los dolores de cabeza que tenía y al estrés que le acarreaba aquella situación.

Pemberton, como buen farmacéutico, tenía cierta obsesión por lograr una medicina definitiva pero también estaba muy interesado en obtener la bebida alcohólica perfecta, por eso las primeras pruebas de su jarabe contenían alcohol hasta que llegaron a él informaciones sobre la planta de coca y su poder estimulante, digestivo, afrodisíaco y además… prolongador de vida. Lo que, como os podéis imaginar, es una “estupenda” solución para quitar la adicción.

Farmacia Jacob´s. Primer sitio donde se comercializó la bebida, a razón de 5 céntimos el vaso
Farmacia Jacob´s. Primer sitio donde se comercializó la bebida, a razón de 5 céntimos el vaso

John tenía una farmacia en Atlanta, Georgia y allí empezó a comercializar su bebida con el nombre de Vino Francés de Coca Pemberton (Pemberton’s French Wine Coca). Pero tardaría varios años en dar con la fórmula definitiva y combinar, ya sin alcohol, jarabe de azúcar, canela, lima y Cola Acuminata o lo que es lo mismo: Nuez de Cola. Éste último ingrediente fue todo un hallazgo ya que aportaba un alto contenido de cafeína y permitía que se comercializase como un estimulante del sistema nervioso que aliviaba el dolor de cabeza a la vez que servía como jarabe digestivo, vamos… cualidades por las que muchos no dudaron en denominar a la bebida como un “elixir médico”. Así, la Farmacia Jacob´s es recodada desde entonces como el primer lugar en el que se pudo probar este conocido refresco de Cola, a razón de 5 céntimos el vaso.

Carteles publicitarios de Coca-Cola (1914 - 1917 - 1925)
Carteles publicitarios de Coca-Cola (1914 – 1917 – 1925)

Al ver el éxito de ventas que tenía, Pemberton decidió patentar la fórmula bajo una marca y para ello se puso en manos de su contable, Frank Mason Robinson. Éste pensó un nombre mucho más comercial y finalmente el 8 de mayo de 1886 fue registrada la marca Coca-Cola. Robinson fue el responsable de toda la publicidad de los inicios de la firma, llegando a realizar los primeros anuncios que aparecieron en los periódicos e incluso un año después, en 1887, recibió el encargo de diseñar el famoso logotipo de la bebida. Para esta tarea utilizó un estilo de escritura muy usado en los Estados Unidos por aquella época, el denominado Spencerian Script, que recibe su nombre por la persona que lo desarrolló, un amante de la tipografía llamado Platt Rogers Spencer. Se trata de un tipo de caligrafía que se empleaba para documentos oficiales y correspondencia comercial, antes de la invención de la máquina de escribir.

Logotipo de Coca-Cola Company
Logotipo de Coca-Cola Company

La idea de hacer de la Coca-Cola una marca que se pudiese comprar a lo largo de todos los Estados Unidos está ligada a los nombres de los socios que fundaron, en 1891, The Coca-Cola Company, tras comprar a Pemberton, por una suculenta cantidad, la empresa y la fórmula del refresco. Estos fueron los hermanos Asa G. y John S. Candler y Frank Mason Robinson; sí, el antiguo contable de Pemberton.

Cuando aún no había terminado el siglo, en 1897, se produce uno de los momentos clave en la historia de la marca y que prueba el éxito que ya comenzaba a experimentar gracias a la amplitud de miras de sus propietarios. Y es que por primera vez, la Coca-Cola empezaba a venderse fuera de los Estados Unidos, siguiendo una estrategia que marcaría el devenir de la compañía. Básicamente se trataba de enviar a las embotelladoras el concentrado con el que se elaboraría posteriormente la bebida. De esta manera la elaboración, distribución y comercialización del producto quedaba en manos de éstas. El éxito fue de tal magnitud que a comienzos de siglo ya se contabilizaban más de 400 permisos para embotellar y vender Coca-Cola en numerosas localidades de Estados Unidos, Panamá, Canadá y Cuba.

Evolución de la botella de Coca-Cola (Contour Bottle)
Evolución de la botella de Coca-Cola (Contour Bottle)

Otro nombre, Alexander Samuelson, y otra fecha, 1915, serán cruciales en el arrollador avance de una bebida que ya gozaba de una popularidad extraordinaria. Hasta ese año, el acuerdo entre la compañía y las distintas embotelladoras habían diseminado por todo el país un gran número de botellas, haciendo que los clientes se encontrasen con la misma Coca-Cola en multitud de recipientes. Al igual que vimos en el artículo sobre Mahou, por aquel entonces Coca-Cola también apostaba por el uso de tapones de corona. Aunque la capacidad de adaptación e innovación de los propietarios les llevó a convocar un concurso de diseño de botellas que ganó Samuelson, con su famosa “Contour Bottle”. Un requisito imprescindible para su diseño fue que tenía que reconocerse incluso a oscuras, solo con el tacto, y no necesitar etiquetas que pudieran despegarse. Esta peculiaridad hizo que fuese reproducida hasta la saciedad a lo largo del siglo XX y convertida ya en otro símbolo característico de la marca, que a la postre fue uno de los primeros envases de vidrio patentados exclusivamente por la forma de su silueta. 

Primera lata de Coke (1955)
Primera lata de Coke (1955)

Un nuevo hito demostrará que en el packaging, tanto el diseño como la funcionalidad son los ejes esenciales. Después de que en los años veinte se idease la caja para seis botellas y con ella se facilitase enormemente su distribución a todos los puntos de venta, los conflictos bélicos en los que estaban implicados miles de soldados estadounidenses condujeron a la necesidad de un embalaje más cómodo, más seguro y más fácil de transportar incluso en las condiciones más difíciles. Nace así la lata que hoy conocemos, igualmente exitosa en la vida cotidiana por su capacidad y su facilidad de almacenamiento. Durante la guerra, pasó algo muy curioso y es que mucha gente usaba el diminutivo “Coke” para referirse a la Coca-Cola, lo que supuso que en 1945 se registrase este nombre por parte de The Coca-Cola Company.

Máquina dispensadora de Coca-Cola. Modelo Vendo 44 (1956)
Máquina dispensadora de Coca-Cola. Modelo Vendo 44 (1956)

Sin lugar a dudas Coca-Cola ha sido y sigue siendo todo un referente dentro del mundo de la publicidad por su constante innovación. Desde la invención de una Coca-Cola blanca para la Rusia comunista del siglo XX (Algo que por cierto fue considerado durante años Secreto de Estado por el gobierno americano). Hasta la creación de una versión light para hombres, como es la Coca-Cola Zero. Todo ello pasando por ser los pioneros de la venta mediante máquinas dispensadoras, con sus famosas “Red Cooler” de 1934 y Vendo 44 de1956 o incluso construyendo el look de nuestro actual Papá Noel: gordinflón, entrañable y ataviado con pieles en plan cazador nórdico.