Hace casi 60 años, en agosto de 1959, salió al mercado el que sería uno de los coches más especiales y con más personalidad del S.XX, el primer MINI. Se trataba del Austin 850, 850 Morris en los mercados internacionales, mientras que en el Reino Unido se los conocería como Austin Seven o el Morris Mini-Minor.

El Minor se fabricaba en Oxford, y el Austin Seven en Birmingham. Eran los coches más baratos del Reino Unido por aquel entonces y se diferenciaban solamente por la parrilla del radiador.

Morris Mini-Minor de 1959. Se diferenciaba del Austin Seven solamente en la parrilla
Morris Mini-Minor de 1959. Se diferenciaba del Austin Seven solamente en la parrilla

La idea y el diseño fueron del diseñador greco/británico, Sir Alec Issigonis, para la British Motor Corporation (BMC). Alexander nació en 1906 en Esmirna “La Perla del Egeo” -Turquía- y tuvo que emigrar a Inglaterra en 1922 con su familia. Ese año más de 1 millón de griegos salieron de Anatolia a causa de los acuerdos de intercambio de población entre Grecia y Turquía que llevaban disputándose esta zona desde tiempos del imperio Otomano. ¿Recordáis el artículo de Zildjian?

Issigonis, padre del MINI, era de origen griego y tenía gran talento para la ingeniería y el diseño industrial
Issigonis, padre del MINI, era de origen griego y tenía gran talento para la ingeniería y el diseño industrial

Volviendo a Mini, el objetivo de Issigonis era construir un coche pequeño y económico con suficiente espacio para los pasajeros y el equipaje. Lo consiguieron con un chasis monobloque que reducía el peso y colocando el motor y la tracción en la parte delantera. Eran vehículos eficientes y con un importante rendimiento teniendo en cuenta su contenido peso y tamaño. El maletero ofrecía 195 litros de capacidad y si se necesitaba, se podía dejar la puerta abierta, que abría hacia abajo, y colocar la maleta encima.

Había nacido el people´s car, la respuesta británica a los bubble cars (os acordáis de Urkel?) que se fabricaban en Alemania e Italia como consecuencia de la crisis del petróleo. -Suez 1956-

Uno de los requisitos de Issigonis era que el nuevo MINI debía dedicar a los ocupantes 6/8 de su longitud total
Uno de los requisitos de Issigonis era que el nuevo MINI debía dedicar a los ocupantes 6/8 de su longitud total
El BMW Isetta era uno de esos bubble cars que tanto horrorizaban a los dirigentes de BMC
El BMW Isetta era uno de esos bubble cars que tanto horrorizaban a los dirigentes de BMC

En 1961, un ingeniero, amigo de Issigonis, llamado John Cooper presentó un proyecto para convertir al Mini en un coche deportivo. John contaba ya con unos cuantos años de experiencia en la fabricación de coches de carreras, en 1946 había fundado junto a su padre la Cooper Car Company  en Surbiton, Inglaterra. Creaban monoplazas que gozaban de un enorme éxito gracias a una innovación revolucionaria: el motor trasero. Dominaron la Fórmula 3 y la Fórmula 2 hasta que por fin en 1958, el piloto británico Stirling Moss consiguió la victoria en el Gran Premio de Argentina de Fórmula 1. Al año siguiente, al mismo tiempo que nacía el Mini, consiguieron ganar el campeonato tanto en pilotos como en constructores.

En 1958, el piloto británico Stirling Moss consiguió la victoria en el Gran Premio de Argentina de Fórmula 1. Lo hizo con un cohe de la Cooper Car Company
En 1958, el piloto británico Stirling Moss consiguió la victoria en el Gran Premio de Argentina de Fórmula 1. Lo hizo con un coche de la Cooper Car Company

A John le encantó el Mini desde su lanzamiento y se propuso convertirlo en un bólido de carreras. El motor fue elevado de 850 a 997 cc, incluyo carburadores dobles, nuevos frenos, una dirección más precisa y un chasis mejorado. Había nacido el Mini Cooper.

Después de dos años y 24.860 unidades producidas, el Mini de John Cooper había alcanzado el éxito que tanto se había esperado con el primer modelo. Y no solo a nivel de ventas, se había convertido en un fenómeno mundial y ganaba prácticamente todas las carreras en las que participaba.

John Cooper, el ingeniero que convirtió el MINI en un coche de carreras
John Cooper, el ingeniero que convirtió el MINI en un coche de carreras

Os sonará el Rally de Monte Carlo, verdad? pues lo ganaron en el 64, con una versión del Cooper de 1071cc y 70hp, que bautizaron como Cooper S. Al año siguiente volvieron a ganar, esta vez con un motor de 1275cc y 78hp. Y qué pasó en el 66, amigos? pues efectivamente, 3 Morris Mini Cooper S lograron los 3 primeros puestos de la carrera. Los franceses estaban como locos y no pararon hasta descalificar a los 3 MINIS porque, según ellos, la tecnología de luces que utilizaban bombillas halógenas de filamento sencillo iba contra las leyes francesas. Al final dieron como ganador al 5º clasificado, un Citroën, y digo 5º porque el que había quedado 4º, un Ford, también fue descalificado.

Al año siguiente, en el 67, volvió a ganar Mini.

El Rally de Monte Carlo era una de las pruebas más prestigiosas de la época y el Cooper S ganó en el 64, 65 y 67
El Rally de Monte Carlo era una de las pruebas más prestigiosas de la época y el Cooper S ganó en el 64, 65 y 67

Para la segunda generación, que se fabricaría hasta el 70, incluyeron la nueva parrilla delantera, uno de los signos de identidad del coche que ha perdurado hasta la actualidad.

Desde el principio, el MINI, contó con una acertada estrategia de comunicación y branding. El 2 de junio del 69 comenzó su leyenda con el estreno de la película The Italian Job, protagonizada por Michael Caine, convirtiéndose en una especie de institución en el Reino Unido; y considerándose una película de culto en el resto del mundo. Aparecían 3 Minis Cooper con un destacado papel en la trama enfatizando su versatilidad, deportividad y fácil manejo.

En The italian job, aparecían 3 Minis Cooper con un destacado papel en la trama
En The italian job, aparecían 3 Minis Cooper con un destacado papel en la trama

Como decíamos antes, el MINI era sobre todo un coche funcional y económico. Esta filosofía les llevó a desarrollar una serie de variantes que reforzaban aún más ese posicionamiento. En 1960 lanzaron dos modelos que compartían chasis. La Morris Mini Van era una furgoneta comercial con una capacidad de carga de 250 Kg. sin ventanas laterales y que tuvo una muy buena acogida entre los autónomos británicos. Su hermano, el Austin Seven Countryman o Morris Mini Traveller se diseñó sobre la misma plataforma y tenía un claro enfoque viajero con bastante espacio para el equipaje en aquellos tiempos.

Morris Mini Van. 1960
Morris Mini Van. 1960
Morris Mini Traveller. 1960
Morris Mini Traveller. 1960

Al año siguiente, en el 61, sacaron la MINI Pick-up, una variante de la Mini Van que se fabricó hasta 1983.

Otro modelo curioso, quizás más desconocido, fue el MINI Moke (1964), un vehículo con tracción a las 4 ruedas y pretensiones militares que nunca se materializaron por su escasa distancia al suelo. Si consiguió cierta popularidad en zonas vacacionales como Barbados y Macao, donde también se usaron como coches de policía. Como dato curioso deciros que el nombre Moke quiere decir burro en inglés.

Austin Mini Pick-up y Austin Mini Moke
Austin Mini Pick-up y Austin Mini Moke

A finales de los 70 aparece MINI, por fin, como marca. Se cumplían diez años del lanzamiento del primer modelo cuando el Austin Mini y el Morris Mini-Minor se fusionan bajo una misma denominación. Al mismo tiempo, la empresa matriz cambia de nombre para convertirse en British Leyland Motor Company (BLMC).

Evolución de la marca hasta la actualidad
Evolución de la marca hasta la actualidad

Entre los años 1980 y 1983 dejan de construirse las versiones que comentábamos antes y únicamente queda el Mini Classic con motor de 1.000 cc y 40 CV. A comienzos de la década de los ’90, Rover Group, dueño de Mini por aquel entonces, reconoce las oportunidades de venta del Mini Cooper y decide volver a fabricarlo. En 1992, la legislación medioambiental, cada vez más estricta, pone fin a la fabricación del motor de 1.000 cc con carburador. A partir de entonces, todos los modelos montan únicamente el propulsor de inyección de 1.275 cc. Finalmente, la fabricación del Mini Classic cesa de forma oficial en el año 2000, se habían fabricado 5.300.000 MINIS.

Evolución del MINI desde su lanzamiento en 1959 hasta el 2000, su último año de fabricación
Evolución del MINI desde su lanzamiento en 1959 hasta el 2000, su último año de fabricación

En el año 2001, BMW compra la Marca y relanzan una nueva era de MINIS empezando con los dos modelos míticos, el One y el afamado Cooper. El concepto inicial había cambiado, BMW es una marca Premium y ya nunca volvería a ser el people´s car que fue el original. Se ha impregnado de los valores de la marca Alemana en detrimento de lo que la hacía especial y única: la personalidad. BMW ha ido relanzando nuevas versiones, que aunque se llaman igual que las originales, en mi opinión están contribuyendo a diluir cada vez más esa personalidad que hizo al MINI uno de los coches más influyentes del S. XX.