Volver Trabajos

BrannLine. Playing card game

Brann es un antiguo vocablo sueco asociado al fuego que dio origen al término nórdico “Brandr” (quemar). Este era el método con el que se marcaba a las reses para identificarlas. Tras las invasiones vikingas este término se asentó en Inglaterra, dando origen a la palabra inglesa “Brand” (marca). Y puesto que BrannLine es un juego que nace de Brann… no nos rompimos la cabeza con el naming.

«Confía en todo el mundo pero siempre corta las cartas.»

Jack Binion

Jugador de Poker

  • Identidad
  • Web
  • Packaging

Comparte este proyecto

BrannLine: un juego de marcas e historia

Todos los años nos pilla el toro. Siempre que nos ponemos a pensar en el regalo de Navidad para nuestros clientes, o queda poco tiempo, o no mola mucho, o es muy caro (esto último lo hemos ignorado este año). Por eso este verano nos pusimos a cavilar antes de lo habitual, no nos podía pasar lo de siempre. Pensamos que molaría hacer un juego, al fin y al cabo es época de regalos y claro, siempre es mejor que te regalen juguetes antes que ropa.

¡Manos a la obra!

Entonces barruntamos algo que fuera jugable, que tuviera relación con el branding y que fuera divertido. Y empezamos a “barajar” (nunca mejor dicho) la creación de un juego de cartas que diese a conocer las curiosidades que hay detrás de las marcas más famosas y sus fundadores.

Cuando te gusta tu trabajo…

La idea de BrannLine nos gustaba mucho pero veíamos que nos iba a dar mucho trabajo. Empezamos a planificarlo y a ratos libres íbamos proyectando el juego… pero terminamos abordándolo como un proyecto más. Una vez definida la mecánica del juego, empezamos a buscar curiosidades de marcas, sus logos en formato vectorial y a diseñar las cartas. Afortunadamente acabábamos de cerrar la primera temporada de Brann y teníamos parte del trabajo avanzado.

A rebufo de Brann

Según íbamos avanzando y veíamos las primeras cartas o los primeros bocetos de la caja, nos entusiasmábamos más. Pero fue definitivo ver que las cifras estaban respaldando el trabajo que ya estábamos haciendo con Brann (a todos nos mola que nos reconozcan el esfuerzo). En el fondo se trataba de convertir Brann en un juego y sumar otro pequeño granito de arena a la divulgación y el conocimiento del branding.

¡Más cultura de marca!, por favor

Tras muchos años en el sector hemos podido constatar que desgraciadamente hay poca cultura de marca en nuestro país. Al igual que hicimos en el pasado creando el primer portal de branding en castellano, el podcast de marcas con historia, o dando clases de identidad corporativa, queríamos seguir desarrollando iniciativas que fomentasen tal fin. Y pensamos en BrannLine como complemento perfecto para el podcast de Brann y como punto de vista difereciador desde el que familiarizar a la gente con la creación y la gestión de las marcas.